No hay dos personas iguales, y por supuesto, no hay dos experiencias vitales iguales. Por eso, cuando alguien habla de cómo se dio cuenta de que era lesbiana, bisexual o pansexual, todas podemos sentirnos identificadas en la base, pero no tenemos porqué seguir el mismo...