Dicen que "el opio de las mujeres es el amor", y no se equivocan. Parece nuestro talón de Aquiles, constantemente doliendo, preocupando, deseando, imaginando...