¿Cómo evitar la rutina en la pareja?

 

La palabra “rutina” proviene de la historia de amor de Ruth y Noemí, que se cuenta en la Biblia.

No, es una broma. Pero desgraciadamente, y como si de un presagio bíblico se tratara, la rutina fagocita nuestras relaciones convirtiendo los estímulos en repeticiones y la novedad en habituación. No prestamos tanta atención. La conocemos. Sabemos la pauta de comportamiento. Como robots, ella hará eso que siempre hace y nosotras aquello otro. Todo es comodidad, familiar, hogareño… pero también puede ser tremendamente aburrido.

¿Por qué? Porque sencillamente nuestro cerebro no tiene que esforzarse en completar la información que falta. Asumimos, erroneamente, que conocemos todo de la otra persona. Sabemos sus pautas de pensamiento y comportamiento, y damos por hecho que ya no hay sorpresas. Así que nuestro cerebro se vuelve perezoso, entra en modo “consumo bajo de energía” y pone la atención en otras cosas, como pasa por ejemplo en el trabajo.

La convivencia continua con tu pareja favorece este proceso. Por eso resulta interesante evitar pasar todos los días juntas, y haciendo exactamente lo mismo. Introducir una novedad de vez en cuando es casi algo obligado: explicar algo nuevo, improvisar un paseo por otro lugar que no es el habitual, tener una cita y volver a mirarse para redescubrir todo aquello que aún no sabes… Porque, por cierto, una nunca llega a conocer a su pareja del todo, por mucho que piense que sí.

Evitar la rutina tiene que ver con la novedad. Y esa novedad se puede dar dentro de la propia pareja, pero hay que ser creativas. La vida es muy corta para aburrirse con alguien. Si os aburrís las dos tenéis que plantearos un cambio de pautas. Porque si no, es posible que suceda algo que veo con mucha frecuencia:  muchas parejas terminan discutiendo solo para introducir algo de emoción en su convivencia. Y eso, nunca, jamás, es positivo, porque genera una grieta en la pareja que quizá sea difícil reparar.

Te propongo algunas pautas que pueden ayudarte a solventar la rutina en tu pareja:

  • Tener una “noche de cita” cada semana: Reserva una noche libre una vez a la semana (o cada quince días, pero no dejes pasar mucho tiempo) para tener una cita con tu novia. No importa si te quedas para ver una película, o para ir a un restaurante nuevo: lo importante es compartir tiempo en escenarios nuevos.
  •  Haz planes sola con tus amigos: Es importante que, de vez en cuando, tengas un espacio con tus amigos. No sólo tendrás cosas nuevas que contarle a tu pareja, sino que también podrás contarles a tus amistades ciertos aspectos de la vida con tu novia en los que ellos puedan ayudarte, o tú puedas desahogarte. 
  • Hacer algo al aire libre juntas: ¿Pasas un fin de semana tras fin de semana en el sofá? Aumente tus niveles de vitamina D, importante,  y pasa un poco de tiempo bajo el sol.  Un picnic en el monte, un paseo en bicicleta… Salir de las cuatro paredes en las que más nos vemos con nuestra pareja ya es salir de la rutina.
  • Intenta innovar en tu vida sexual: una parte importante de la vida en pareja tiene que ver con el sexo. Relacionarlo siempre con los mismos pasos, el mismo lugar, o el mismo día y hora puede resultar aburrido. Atrévete con algo diferente. ¿Has probado a despertarte un poco antes y empezar el día con buen pie? O quizá puedes echar un ojo en el sexshop del barrio. Cualquier cambio puede resultar divertido, ¡pruébalo!

Te puede interesar

Paula Alcaide
info@palcaide.com

Soy Paula Alcaide, psicóloga especializada en atender a mujeres lesbianas y bisexuales que buscan convertir en una fortaleza su orientación sexual y disfrutar libremente de sus relaciones con otras mujeres sin miedos, ansiedad, vergüenza o culpa.

No hay comentarios

Publica un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.