Mi amiga ha salido del armario. ¿Qué puedo hacer para ayudarla?

En mis artículos suelo tratar, normalmente, sobre aspectos que son propios de las mujeres lesbianas y bisexuales. Pero, por supuesto, que una mujer salga del armario no es algo que solamente le influya a ella, sino a todo su entorno, desde familia a amigos, pasando incluso por la posible pareja que tenga en ese momento. Hoy quiero hablar a todas aquellas personas a las que una amiga cercana ha contado que es lesbiana o bisexual. ¿Cómo puedes mostrarle tu apoyo?

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que esa persona sigue siendo exactamente la misma que hace cinco minutos, antes de que te contara que le gustan las mujeres. No ha cambiado nada. Simplemente, ahora tienes más información sobre ella de la que tenías antes, la conoces mejor, y ha demostrado tener contigo un nivel de confianza que es más que valorable. El hecho de que salga del armario contigo te demuestra lo valiosa que eres para ella. Esto es importante, ya que puede haber tenido miedo de que tu relación con ella cambiara y de perderte. Sé la amiga que siempre has sido.
Las personas LGBT a veces viven en ambientes opresivos, en los que no siempre son aceptadas tal y como son, y escuchan mensajes negativos sobre su identidad u orientación afectivo-sexual. Algo que puedes hacer para que se sientan mejor es dejar clara tu posición positiva sobre el colectivo LGBT, o intentar investigar algo más sobre el pasado de la lucha por la igualdad de derechos. Muchas veces esto parece poco relevante para las personas que no se han interesado por ello, pero es de suma importancia para las personas que han tenido que luchar por ellos, y que siguen haciéndolo. Además, te abrirá la mente y valorarás la diversidad de otra manera.
Puede suceder que, por diversas circunstancias, desde religiosas a sociales, a simplemente desconocimiento o el peso de siglos de prejuicios, tu opinión sobre las mujeres lesbianas o bisexuales no sea positiva. En ese caso, por favor, usa la educación y el sentido común: no juzgues ni castigues a tu amiga por lo que te está contando. No conseguirás cambiarla, y se llevará un mal rato, e incluso puedes hacer que se sienta realmente mal, por no hablar del impacto que eso podría tener en su bienestar emocional. Te recomiendo que leas este artículo: errores que no debes cometer.
Ella no te juzga a ti por el color de tu pelo, de tu piel, etc. no la juzgues a ella por el color de su amor.
Y, si en un primer momento reaccionaste mal, siempre estás a tiempo de rectificar el error y retomar vuestra amistad.
Recuerda también respetar el derecho de tu amiga a contárselo ella misma a quién quiera y como quiera. Y, aunque seguro que ya lo sabes, no asumas que le gustas sólo porque seas una chica. Tampoco creas que la gente va a pensar que seas lesbiana sólo porque tu amiga lo sea (¡eso sería discriminación homofóbica por asociación!). Y no tengas miedo de preguntarle lo que quieras: también es nuevo para ti, y quién mejor que ella para ayudarte a entender su proceso, y a la vez entender ella misma el suyo.
No dejes de hacer nada de lo que hacías con ella. Como decía antes, nada ha cambiado, sino que ha mejorado 🙂

 

Paula Alcaide
info@palcaide.com

Soy Paula Alcaide, psicóloga especializada en atender a mujeres lesbianas y bisexuales que buscan convertir en una fortaleza su orientación sexual y disfrutar libremente de sus relaciones con otras mujeres sin miedos, ansiedad, vergüenza o culpa.

No hay comentarios

Publica un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.