razones-para-quitarte-la-armadura

20 razones para ¡quitarte la armadura!

 

Ocultar o mentir sobre tu orientación afectiva sexual tiene un gran impacto en tu vida. Tiene consecuencias graves en tu vida, en tu relación con los demás, en tu relación de pareja y, lo más importante: en ti misma. Vivir con un disfraz es costoso y no vale la pena. Por eso, aquí te doy 20 razones para quitarte la armadura, para despojarte de esa máscara que no te deja ser feliz:

  1. Porque pesa. Pesa ser quién no eres.
  2. Porque el disfraz que llevas no te representa.
  3. Porque te aleja de las demás personas.
  4. Porque tu yo real es mejor que el disfraz o armadura que te pones.
  5. Porque no eres feliz teniendo que mentir u ocultar información.
  6. Porque uno de tus valores fundamentales es ser honesta y auténtica, y te estás fallando a ti misma dejando de serlo.
  7. Porque no sabes lo que los demás ven de ti realmente, y si te vieran sin esa armadura protectora que los aleja probablemente descubrirían una mejor versión de ti misma.
  8. Porque no puedes vivir aislada y sola sin mostrarte cómo eres por el eterno miedo al qué dirán.
  9. Porque sólo tienes una vida.
  10. Porque no vales menos que nadie, y nadie puede faltarte al respeto por amar a otra persona.
  11. Porque esto va de amor, señores y señoras, no de dañar a la gente.
  12. Porque siendo sincera contigo misma, ¿no echas de menos poder ser espontánea y no tener que estar controlando todo lo que dices o muestras?
  13. Porque el mundo, aunque no sea perfecto, está lleno de buenas personas confiables que les encantaría conocer a tu verdadero yo, pero la máscara no te deja verlas.
  14. Porque aunque haya lugares y entornos peligrosos, también hay espacios seguros donde sentirte libre de expresarte.
  15. Porque no estas sola. Hay muchísimas mujeres como tú: solo hace falta que nos encontremos y reconozcamos entre nosotras para acompañarnos en esta travesía.
  16. Porque la vida, esa que tienes hoy y que no sabemos hasta cuándo tendremos, debería ser para vivirla y no para falsearla.
  17. Porque quizás hoy tengas miedo, pero mañana puedes sentirte más fuerte si vas conquistando y superando los fantasmas de la vergüenza y la culpa que te atormentan hoy.
  18. Porque los demás pueden apreciarnos, valorarnos, respetarnos o por el contrario ignorarnos y rechazarnos, pero no hay mejor refugio que quererse bien a una misma para que el resto pase a un segundo plano.
  19. Porque necesitamos a gente que nos aprecie tal y como somos alrededor, y no gente que nos fuerce a ser quién no somos.
  20. Porque eres una buena persona que no se merece pasarse la vida sufriendo.

Yo puedo ayudarte a ser más feliz, a vivir con tranquilidad y sin ansiedades. Si necesitas ayuda, escríbeme un mail sin compromiso a info@palcaide.com, y procuraré contestarte con la mayor prontitud posible.

Te puede interesar

Paula Alcaide
info@palcaide.com

Soy Paula Alcaide, psicóloga especializada en atender a mujeres lesbianas y bisexuales que buscan convertir en una fortaleza su orientación sexual y disfrutar libremente de sus relaciones con otras mujeres sin miedos, ansiedad, vergüenza o culpa.

4 Comentarios
  • Mª del Mar
    Publicado a las 20:27h, 20 octubre Responder

    Me ha gustado mucho, Paula! Un abrazo.

     
  • Sonia
    Publicado a las 15:54h, 23 octubre Responder

    Grande!

     
  • Ana Sandoval
    Publicado a las 01:15h, 31 octubre Responder


    Totalmente de acuerdo….
    Y también porque hay niños…y adolescentes…
    Y yo puedo hacer que ellos al verme, puedan crecer asumiendo que eso existe…y entender a su compañero/a de cole/intituto de otra manera. O a ellos mismos.
    Ojalá en todas las bodas, bautizos y comuniones existiesen parejas homosexuales visibles…en realidad creo que a una mayoría heterosexual le parece perfecto. Y a los que no, es que no lo han visto de pequeños 😉

    Esto es genial Paula: Porque la vida esa que tienes hoy y que no sabemos hasta cuándo tendremos, debería ser para vivirla y no para falsearla.

     
  • Antonia
    Publicado a las 17:21h, 10 noviembre Responder

    Totalmente de acuerdo. Quitarse la armadura no es fácil y solo te das cuenta de lo que pesaba el día que por fin te la quitas. Quitarse la armadura es de las mejores cosas que pueden pasarte. Te devuelve quin eres sin necesidad de ir con cuidado por si aparece alguna fisura. No hay nada que esconder ni nada que evitar

     

Publica un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.