Cuando tu novia ya no te desea [falta de deseo en relaciones lésbicas]

 

-Me siento mal, con la autoestima baja, desde hace meses. Adoro a mi novia y visualizo un futuro con ella pero en cuanto al sexo… el sexo no acaba de fluir ¿sabes? Me acuerdo de los primeros meses de relación, era todo casi automático… nos veíamos y se nos encendía una llama al momento. Ahora ya no. Es frustrante. Cuando estamos juntas y yo quiero besarla ella dosifica los besos ¿sabes que es eso? Te besa y luego decide que ya ha acabado el beso. Siempre igual. Cuando sabe que mi cuerpo reacciona, decide interrumpir mi deseo, quizás también el suyo – si es que aún lo tiene- con alguna excusa. ¡Hay excusas de todo tipo! “Hay que hacer la cena”, “mañana madrugo” o un simple “ahora no”. Es desesperante. La sensación que tengo es como si me hubieran enseñado a volar y ahora me cortaran las alas. No quiero dejarla, pero me siento mal.

– ¿Crees que ella está entendiendo hasta qué punto te estás sintiendo poco deseada por ella?

-Yo creo que sí lo sabe, pero le da igual. No es porque no me quiera, porque sé que me quiere. Sino porque para ella no es tan importante ¿sabes? Ella necesita otras cosas antes.

-¿Qué necesita ella?

-Ella es más de gestos. ¿Sabes el artículo que publicaste sobre los diferentes lenguajes del amor? Pues ella con que yo esté por ahí ya se siente bien. Pero yo… yo soy un desastre. Yo necesito sentirme conectada con ella pero no solo con su presencia o hablando, sino con contacto corporal. Necesito sentirla cerca físicamente, porque es entonces cuando me siento amada a otro nivel. Es raro, ¿verdad? ¿Soy un bicho raro?

-No, no lo eres. Eres como gran parte de mis pacientes, que se sienten exactamente igual y vienen a terapia a reconciliarse consigo mismas y con sus relaciones. ¿Qué estrategias has intentado?

-Hablarlo. Mal: parece que este es el único tema que cuando lo hablas cada vez te cargas más la espontaneidad y al final es todo forzado y extraño. Muchas veces la conversación ha acabado en discusión, porque no entiende hasta qué punto esto me está afectando y claro… porque cuando no tienes sexo cada vez estás más tensa…así que discusión de premio. Y ya últimamente, como ya he visto que discutir es inútil porque no entiende nada y al final acabo quedando yo como la mala de la película, la que le da demasiada importancia al sexo, pues ya no digo nada.

-Esa sensación de frustración, esa tensión acumulada -que al principio genera muchas discusiones, bollodramas porque sigues luchando para que cambie – poco a poco va dando paso a una resignación, a un “tirar la toalla” y a un distanciamiento emocional.

-Exacto. Me estoy alejando porque no quiero exponerme a sentirme así. Lo hago por…

-Protección.

-Sí. Me protejo, pero tiene un coste. Hay cosas que ya no me salen hacer, lo vivo injusto ¿sabes? Y encima ella me reclama ese distanciamiento y es como… ¿pero cómo no me voy a alejar si estás amputando mi lenguaje del amor? ¿Si ya no solo es la sensación horrible de que no te sale a ti desearme y proponerme relaciones sexuales sino que me haces sentir todo el rato rechazada o me tratas como si fuera una de esas personas insistentes y pesadas? Me siento ridícula. Lo peor no es eso, sino tener que reprimir esa expresión de afecto. ¿Cómo voy a estar cercana si cuando lo estoy lo que quiero es besarte y conectar contigo y tú me pegas patadas voladoras que me hacen sentir ridícula? Ya no sé qué hacer… ¿Me ayudas, Paula?

-Sí, tranquila. Empecemos la terapia. 

¿Estás en una situación similar ? Escribe al email de Paula o reserva tu sesión online. 

….

[Diálogo ficcionado. La confidencialidad en terapia es una máxima.]

Paula Alcaide
info@palcaide.com

Soy Paula Alcaide, psicóloga especializada en atender a mujeres lesbianas y bisexuales que buscan convertir en una fortaleza su orientación sexual y disfrutar libremente de sus relaciones con otras mujeres sin miedos, ansiedad, vergüenza o culpa.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.