¿Por qué disimular (para que no se note) que miras a otras mujeres?

Hoy iba paseando y he visto una mujer que estaba sentada en unos escalones. Ha pasado una chica y la mujer de las escaleras la ha mirado con deseo una milésima de segundo y luego ha apartado rápido la mirada. Como si fuera un tic, ha disimulado su deseo. Y yo me he preguntado ¿será que hemos aprendido a disimular y, aun estando en un espacio seguro, seguimos con el disfraz automático?

¿Por qué disimular para que no se note que miras a otras mujeres? ¿Por qué camuflar la atracción? La respuesta es fácil: por protección.

Existen una serie de códigos que cuando empiezas a aceptar que te gustan otras mujeres adoptas como si fueran tuyos. Así como a las heterosexuales se las educa para compartir esa atracción y hablar sin tapujos de ese deseo por los hombres, a las mujeres lesbianas y bisexuales se nos transmite un código sutil de disimulo.

 

Al principio, si no sabes que te gustan las mujeres desde niña, no te fijas en otras mujeres por la calle. Pero con el tiempo, a medida que aceptas tu orientación sexual, empiezan a llamarte la atención y te fijas. El problema está en que al fijarte, si no vas con un grupo de amigas lesbianas o bisexuales que te animen a compartirlo, te lo guardas para ti misma y hay una alarma que salta.

 “¿Se me estará notando?” .

La alarma está compuesta de todos esos mensajes sutiles homófobos y lesbófobos que hemos interiorizado (la lesbofobia interiorizada), ese discurso mental machacón y equivocado que amenaza con pensamientos del tipo “qué pensarán de mí”, “yo no soy un hombre, no puedo mirar así”, “si se diera cuenta me rechazaría”, “si se me nota me pongo en peligro“…

Disimular que te gusta alguien requiere esfuerzo. Si fueras hetero es probable que no dedicaras tanto tiempo en disimular miradas, atracciones, gestos… No tendrías tanto miedo y tampoco tanto entrenamiento en que las demás mujeres no noten tu deseo. Hay una cierta idea equivocada de que si una mujer mira con deseo a otra mujer y esta es hetero, se va a sentir incómoda y va a rechazar cualquier tipo de amistad o de relación cordial con nosotras. También de que te comportas “como un hombre“, cuando la forma de desear de una mujer y un hombre difieren entre sí. Tampoco nos han enseñado cómo seducir a una mujer, tal y cómo explico este artículo, y eso hace que a veces hayan actitudes torpes de ligoteo entre mujeres donde parece que el deseo sexual y la atracción tienen que ocultarse.  Pero recuerda: solamente siendo libre se llega a la felicidad.

Paula Alcaide
info@palcaide.com

Soy Paula Alcaide, psicóloga especializada en atender a mujeres lesbianas y bisexuales que buscan convertir en una fortaleza su orientación sexual y disfrutar libremente de sus relaciones con otras mujeres sin miedos, ansiedad, vergüenza o culpa.

3 Comentarios
  • Marta
    Publicado a las 21:43h, 11 septiembre Responder

    Gracias por estos artículos tan necesarios e interesantes.

  • Daria
    Publicado a las 15:07h, 12 septiembre Responder

    Siempre en el trabajo me hice esa pregunta..se me nota??? No porque me quiera ocultar si no porque al igual que a mi no me gusta que los hombres me miren con deseo tampoco veo bien que una chica se pueda sentir igual , quizás haya una linea o un punto medio que se puede mirar sin ofender

  • Giovanna
    Publicado a las 17:47h, 13 septiembre Responder

    Sin duda, muy buen artículo, hay de aprender a sentirse cómoda con lo que una es sin sentirse avergonzada por ello, gracias.

Publica un comentario